domingo, 12 de julio de 2009

Esperando para decir adiós

...
Me miras dormir, pero no soñar,
hablar, pero no pensar,
andar, pero sin nunca echar a volar.
...
Acaso piensas que sigo aquí,
que tengo miedo y no sé a dónde ir,
cuando en realidad hace tiempo que me fui.


6 comentarios:

carmenneke dijo...

Impresionante, Wara. Ciertamente hay muchas formas de estar, y muchas formas de marcharse.

Wara dijo...

Sí, y lo mejor es cuando uno encuentra el momento oportuno para marchar aunque al tiempo parezca que permanece.

¡Feliz semana, Neke!

Anjanuca dijo...

Que triste esta soledad de quien no se siente acompañado.

Wara dijo...

Sí que es triste, Anjanuca, por eso me parece importante darse cuenta de cuándo ha llegado el momento de marchar.

Un abrazo.

gloria dijo...

Puf, Wara, te aplaudo, recuerdo una vez que me fui antes de haberme ido y no podría haberlo dicho mejor... es justo así...
Una maravilla, en serio.
Besos, guapísima.

Wara dijo...

Gloria, también yo recuerdo una ocasión en la que efectivamente me había ido "antes" y la tranquilidad que me dio haberlo hecho.

Besos.