jueves, 2 de julio de 2009

Cuestión de confianza


—Ven, ¡no pasará nada!
—¡Me han engañado tantas veces!
—Yo, nunca.
—Pero otros, sí.
—¿Entonces?
—Lo siento…
—Yo también.

5 comentarios:

Ŧirє dijo...

ay..
no se puede vivir con miedo...
dicen que el que lucha puede perder...el que no lucha ya perdio...
confia wara....confia...
es la unica manera de vivir
un abrazo

Wara dijo...

¡Ay, Fire, la de motivos que me habrá dado la vida para dejar de confiar... y ahí sigo, diciendo que no es tan malo, que puede ser peor, luchando contra el vértigo y el miedo! Con la gente pasa que un día te sonríen y, bueno, que no soy capaz de guardarles rencor...

Un abrazo.

carmenneke dijo...

Por mucho daño que haga la confianza traicionada, la desconfianza constante es mucho peor, te reseca y te amarga por dentro. Wara, haces bien en no guardar rencor y en seguir luchando.

gloria dijo...

Qué oportuna esta entrada, Wara...
Soy de las que sigue confiando, de las que olvida cada uno de los palos que la vida nos da, y sigo pensando que compensa... pero, ¿sabes? no reprocho nada a quien ya no se atreve a confiar, ya no.
Un abrazo, guapa.

Wara dijo...

Yo no puedo decir que sea de las que olvidan, que hay circunstancias imposibles... pero sí, acepto y sigo adelante.

Un abrazo, Neke, Gloria. ¡Buenas noches1