sábado, 8 de mayo de 2010

Ego te absolvo

...
... ¡Ciao…!, dijeron sus labios envolviendo la despedida en una sonrisa rouge que yo todavía aguardaba, sonrisa que me confirmó que el malentendido había pasado al olvido y me había perdonado. Se detuvo con gesto grácil y esbelto adquirido a fuerza de constancia, un pie en el bordillo y el otro como suspendido en el aire antes de seguir adelante y dejar de mirarme. No sé qué impulso malsano y salvaje me empujó entonces a pronunciar su nombre, llamándola. La juventud y la vida entera se le escapó en un instante. El tráfico perdió su armónico avance cual si confundiera el paso de baile, y en medio de una creciente confusión la gente corría a rodearla pese a serle inútil la ayuda, de llegarle demasiado tarde. Yacía en el suelo en inverosímil postura, el precioso cabello mojado, de lluvia o con sangre; comprendí que volvía a llover y me alejé en sentido contrario, sorteando expresiones de monótono espanto, sombras informes y espejos transformados en los tan vulgares charcos; es decir, jugando de nuevo a ocultarme… La imagen del muchacho que la aguardaba en cualquier parte tomó mi mente por asalto, le adivinaba impaciente por saber si la habría liberado. ¿No lo deseaban? Abrí mi paraguas. Nadie reconocería a Izarrel en el anonimato de quienes, por el Parrote, se dirigían con prisas hacia el Muelle de las Ánimas.


14 comentarios:

núria dijo...

Bonito relato, Wara, te has planteado presentarlo a algún concurso? :)

Wara dijo...

Precisamente fue una especie de "probando, probando...", jaja.

Besos, Núria, feliz semana.

Gilda dijo...

Qué fuerte, Wara. Muy bueno.

Wara dijo...

Hola, Gilda; estoy leyendo el "Vlad" de C.C. Humphreys, y la verdad no sé si me está sentando muy bien, que me despierta unos instintos... ufff.

Feliz semana.

Malena dijo...

Mi querida Wara: Me he ido a google a ver si me podía enterar quien era Izarrel porque me sonaba a un ser diabólico pero me he quedado sin saberlo porque creo que ha salido de la inspiración de mi amiga Wara :)

Creo que es un escrito con una gran calidad. Me ha gustado.

Mil besos y mil rosas.

Wara dijo...

Malena, sí que sería curioso que lo encontraras porque efectivamente me lo inventé; tengo un diccionario de nombres donde suelo buscar (a veces hasta le dedico mucho tiempo) y luego adaptar a voluntad, como el caso de Izarrel. Quería darle un nombre al personaje, pero no uno que se identificara con arcángeles, por ejemplo, o seres demoniacos como tú dices; quería uno mío, jaja.
A veces, un texto relativamente pequeño tiene detrás mucho trabajo que parece insignificante. Pero a mí también me encanta esta parte.

Besos, Malena, y muchas gracias.

AdR dijo...

Triste pérdida, por pronunciar su nombre un paso de baile en falso lo engulle el tráfico reinante.

Es que eso del paso de baile me ha encantado.

Besos.

Wara dijo...

Angel, ¿tú no has visto la que se puede armar en una pista de baile cuando alguien, pobre, pierde el paso y todos le van encima? Hasta puede correr sangre, jaja.

Besos.

Sakkarah dijo...

Un relato muy bueno...

Un beso.

Wara dijo...

Muchas gracias, Sakkarah (¡Qué nombre tan precioso tienes!). Besos.

Miguelo dijo...

te enlazo en mi blog ok? asi te leo mejor

muak

Wara dijo...

¡Si hasta por un instante me he sentido Caperucita, jajaja! Gracias, Miguelo.

Un beso.

Andromeda dijo...

Es un relato extraordinario, Wara, y más por el precioso lenguaje con que lo has construido.

Leyendo los comentarios veo que no soy la única que pasó por google pensando que Izarrel era un demonio o algo así. Ji ji.

Besos.

Wara dijo...

Instinto o alma de demonio no le falta a Izarrel, pero no he pensado si sería alguien simplemente humano pero muy cruel o quizás un demonio verdadero materializado en cualquier lugar.

Gracias, Andrómeda, un beso.