sábado, 10 de julio de 2010

Un libro escarlata

....
... —Creo haber encontrado lo que usted buscaba —anunció con orgullo Monsieur Edouard mientras conducía a la mujer entre las antigüedades de incalculable valor que abarrotaban una tienda bien disimulada entre los antiguos edificios de un anónimo bulevar parisino que saludaba ya a las primeras sombras de la noche—. Su descripción fue tan precisa que, como le advertí, sólo era cuestión de tiempo…

... Monsieur Edouard tomó un grueso volumen de una vitrina elevada y se lo ofreció a la mujer, que pareció dudar antes de aceptarlo; luego, en un gesto de inconsciente caricia más que de evaluación o tasa, deslizó los dedos por los cantos del libro y las tapas esmeradamente repujadas en cuero teñido de escarlata. Como si no supiera qué hacer con él, o cual si le quemara o manchara y contaminara de algún modo las manos, en seguida lo dejó sobre la mesa, aunque sin dejar ya de mirarlo. El anticuario murmuró un precio que sabía elevado pero ella asintió con un “si sangra, me lo quedo”. Entonces, de repente, de algún lugar sacó una daga que clavó limpiamente en el centro de la mesa, atravesando el libro e hiriéndolo de muerte.

"Shakespeare and CO. Antiquarian Books"
París

12 comentarios:

Malena dijo...

Mi querida Wara: Se puede interpretar de tantas formas... Desde un párrafo de una novela siniestra (me inclino por esto) o extrapolando, una metáfora de como el hombre puede matar la cultura. Supongo que cada lector dará su propia interpretación.

Lo que no se puede decir es que no hagas pensar. :)

Mil besos y mil rosas.

Malena dijo...

Mi querida Wara: Te había dejado un comentario y se lo ha tragado blogger con no sé que excusa. Debe de ser que quiere que me pase más tiempo contigo :)

Te decía que se puede interpretar como un párrafo de una novela siniestra( me inclino por eso) o extrapolando, puede ser una metáfora de como el hombre puede matar la cultura. Cadsa lector tendrá su interpretación pero no puede negarse de que haces pensar :)

Mil besos y mil rosas.

Wara dijo...

Ajajá, aquí está el comentario huido. A mí me da rabia cuando me pasa esto, pero desde hoy recordaré pensar en positivo diciéndome que si me desapsarece un mensaje es porque incluso blogger vela porque pasemos más tiempo junto a quienes apreciamos :)

Y el libro escarlata, sí, quizá sea preferible dejarlo en algo meramente siniestro y dejar también que la cultura siga viviendo en paz, bueno, pese a las frecuentes amenazas...

Besos, Malena. Feliz semana.

Anjanuca dijo...

¡Por Dios Wara! esta vez me ha dolido como si me lo hubiesen clavado a mi.

Aun así sigues teniendo el don de la belleza hasta para escribir algo tan cruel.

Besucos.

Wara dijo...

Pero Anjanuca, tienes que pensar que si es una historia siniestra tal vez haya algo en el libro que sea preciso atajar. Aunque sí que duele un poco :)

Besos, feliz semana.

Ŧirєηzє ✿ܓ dijo...

y que secreto oculataria ese libro?
inquietante relato...
un abrazooooooooo

Wara dijo...

Hola, Fire, podría decirte que es escreto del sumario, pero es que no tengo ni idea, jajaja. Quizá cualquier día descubra algo.

Besos.

Andromeda dijo...

A mí me llevó a pensar en las causas oscuras que llevaron a la mujer a querer hacer sangrar o "asesinar" al libro. ¿Una maldición?
Wara, tienes mucha tela para otro relato... :)
Un abrazo.

Carmen Neke dijo...

Y a mí que al ver la foto me habían dado tantas ganas de visitar esa librería en París... pero después de leer el relato tengo que confesar que me da un poco de miedo, y que iba a mirar al librero con recelo, buscando alguna daga escondida bajo el mostrador con la que asesinar los libros rebeldes.

Wara dijo...

Hola, Andrómeda, sí que hay tela, sí, y mira que empezó como un ejercicio forzoso. Y como no lo pensé mucho, no estoy segura de dónde estará el peligro, si en el libro o el la presunta asesina... Si se resolviera el caso, ya lo sabréis :))

Neke, ahora que lo has dicho me haría mucha ilusión verte en esa ventana, de verdad. La librería está cerca de Notre Dame (lo digo como si pasara por allí ayer mismo, ya ves, jaja), de modo que si te acercas, hala, sin miedo y sin mencionar el caso al dueño, que si sabe que lo ubico en una historia misteriosa quizá me reclame lo que sea.

Besos a las dos. Feliz semana.

Ivanobicho dijo...

Qué bueno, Wara!!!

Wara dijo...

Muchas gracias, Ivanovichi :)

Un beso.