domingo, 21 de marzo de 2010

La barca del día y de la noche

.
... Lo llamaban a tomar parte en arcanos ritos y secretas ceremonias, pero él siempre se negó con determinación. Insistían queriendo comprometerlo y no hallaba forma de decir no y declinar lo que se le presentaba como un alto honor.
...
... Pasó mucho tiempo y estando ya todo olvidado en apariencia, repentinamente enfermó; conforme al paso de los días, todos y cada uno de los males y enfermedades reconocidos por la ciencia médica sacudieron su cuerpo hasta dejarlo al borde la demencia, exhausto de dolor.
...
... Cierta mañana abrió los ojos débilmente y en el fondo de su mirada brillaron unas lágrimas de desesperación. Logró erguirse en el lecho hasta posar los febriles ojos en la fotografía de su amada, fallecida meses atrás, y envolviéndola con un inextinguido amor, exclamó:
...
... —¡He tenido tanto miedo! Tanto como te he amado, vida mía, y cuánto me ahoga el temor de tu regreso… tú me entiendes, te pido perdón…
...
... Entonces comenzó a sollozar, al principio entre terribles espasmos que sacudían su cuerpo con dolor renovado, mas poco a poco el llanto comenzó a fluir mansa, suavemente, como las aguas de un manantial provistas del don de arrastrar y conjurar el miedo atroz que lo atenazaba: la perspectiva de un ritual que no deseaba, la perspectiva de que quien regresara en la barca de la noche no fuera la misma mujer que antes partió.

Máscara funeraria de Tutankhamón
Parte posterior; los caracteres en oro corresponden
a un capítulo de "El Libro de los Muertos"

8 comentarios:

Malena dijo...

Mi querida Wara: Es un bello escrito, como todos los tuyos, en los que conjugas lo misterioso con la realidad.El miedo a la muerte, a lo desconocido, a los cambios. Supongo que después de ese llanto su alma aceptó lo inevitable.

Mil besos y mil rosas.

Wara dijo...

Hay cosas que, aun profundamente dolorosas, debemos asimilar.

Besos, Malena. Buenas noches y feliz semana.

Miguelo dijo...

me encanta el antiguo egipto.

Wara dijo...

A mí también me gusta, aunque a veces me parece que lo exprimimos demasiado.

Un abrazo, Miguelo.

Druida de noche dijo...

muy bueno...el dolor es una noche que viaja en el cuerpo mientras el cuerpo sólo espera el amanecer de un día

beso largo
druida

Wara dijo...

El dolor adopta todas las formas, Druida, muchas que ni siquiera reconocemos.

Besos.

Anjanuca dijo...

A mi me daría más miedo vivir eternamente.

Besucos, como de costumbre, un placer leerte.

Wara dijo...

Parece que siempre nos falta tiempo y nos quedan cosas por hacer pero pienso que aun viviendo eternamente, como tú dices, muchas de esas cosas seguiríamos dejándolas sin hacer.

Besos, Anjanuca. El placer es mutuo.