sábado, 31 de octubre de 2009

Marioneta

—¡Por favor, por favor, mira de ocultar al menos los hilos…! —rogó Aurora desde su posición de incómodo equilibrio justo al borde de la mesa, desmadejada su cansada figura.
—Pero, ¿quién te crees que eres? —respondió airado el viejo Sand, el titiritero—. ¿Has olvidado acaso que no gobiernas tu vida? ¡Me perteneces!
—Cierto es que mi vida se apaga sólo con que tú lo quieras —admitió Aurora. Y añadió con un tono de voz que pretendía sonara meloso:— Sin embargo, es bien poco lo que te pide tu baronesa… que no se vean los hilos con que la guías cuando va al encuentro del príncipe…
Pero el hombre que precisamente por tener aquellos hilos entre sus manos se creía un dios, llevó una copa de vino a la boca, que temblaba de necesidad, y tras un largo sorbo que no logró saciarle, sonrió tan cruelmente que Aurora se estremeció de temor.
—Dicen que Dios aprieta pero no ahoga… —murmuró Aurora en un impulso, un arrebato de rebeldía cuyas consecuencias, estaba segura, no desmerecerían una larga vida de ataduras.
Cuando el ebrio manotazo que Sand propinó a Aurora la hizo perder su frágil equilibrio, el hombre-dios logró sujetarla justo antes de alcanzar el suelo; mas para ella no había remedio. Sand tensó ligeramente los hilos al principio, luego más y más, con rabia y furia creciente hasta que al otro extremo del hilo no se produjo respuesta.
En el espectáculo de aquella tarde, el príncipe aguardó impaciente que la bella baronesa fuera a su encuentro, tal y como venía haciendo hasta tres o cuatro veces cada tarde desde hacía demasiado tiempo… El titiritero sintió una extraña satisfacción al representar la frustración por la espera, la tristeza y el anhelo insatisfecho del articulado muñeco; no supo sentir culpa ni compasión por el final de la baronesa Aurora, la obediente marioneta que, yerta, rota, yacía en el suelo de su barraca.

Sophie Taeube-Arp
"King Deramo"

6 comentarios:

Malena dijo...

Mi querida Wara: Todos somos en este mundo unas marionetas aunque luchamos como Aurora para que no nos manipulen tanto y no se vean los hilos. Queremos tener dignidad y ser un poco más libres para tomar nuestras decisiones. Algunos caen en el intento.

Es un bellísimo relato en el que no hay ni una coma ni un punto de sobra.

Mil besos y mil rosas.

Wara dijo...

Incluso en las cosas más elementales, si sientes encima una mano que te empuja más que te indica, ya produce cierto rechazo, ¿verdad? Es tremendo no poder ser uno mismo, no poder salir de ese camino que otros marcan.

Besos, Malena.

Fusa dijo...

Qué hermoso y triste. Y qué simbólico todo lo que cuentas. El hombre-dios, los hilos, el prçincipe aguardando.
Estoy leyendo Una casa para siempre, de Enrique Vila-Matas, que cuenta la vida de un ventrílocuo. Me ha recordado algunas cosas quizá porque justo ahora estoy acabándolo. Creo que te gustaría.
Un beso, linda.

Wara dijo...

A Vila-Matas sé que tengo que darle otra oportunidad; hasta ahora no nos hemos entendido muy bien, jaja. Pero estoy leyendo los cuentos de Pitol, que están prologados por V.M. y no dejo de decirme que debo perserverar, y ¿sabes?, lo de los ventrílocuos me interesa. Gracias pues por la sugerencia.

Muchos besos, Fusa.

Calle Quimera dijo...

Una historia que, aun siendo ficción, logra conmover todas las fibras sensibles y despertar los sentimientos es siempre una buena historia. De verdad que me ha conmovido muchísimo la indefensión de la marioneta, su deseo de dignidad aun siendo una muñeca, la maldad del titiritero, la pena del príncipe, la manera en que has dotado de más humanidad a unos muñecos, que demuestran tener más que el único humano que aparece en el relato.

Enhorabuena, Wara, esta vez te has superado a ti misma.

Besos.

Wara dijo...

Gracias, Quimera, yo estaba dispuesta a mantener un pulso con el titiritero, a ver si conseguía "despertar" algo en él, pero no ha sido posible. Y como bien dices, son los muñecos, los que dependen, quienes tienen mayor humanidad...

Besos.